Más grande montaña aislada al interior de Francia, majestuosa pirámide azotada por todos los vientos, el Mont-Ventoux, en su blanca soledad nevada durante el invierno y de cascajo durante el verano, según su propia voluntad, se muestra acogedor o detestable.
El "Gigante de Provenza", exhibe en sí el carácter de los habitantes de Provenza, los Provenzales, quienes son seducidos y fascinados por su misterio: generoso en el sol que baña sus flancos durante una gran parte del año, por la extensión y la belleza del espectáculo desde su cima; desbordante en su amedrentadora aridez en la que solo reina el cascajo, en sus cuestas que no permiten ni un solo respiro a los trepadores, en sus veranos tórridos y sus inviernos polares; locuaz con su Mistral que barre su cresta; acogedor por las fragancias de su vegetación mediterránea que lo rodea; místico en fin por la sensación de altitud y los sentimientos de soledad que inspira.

Reconocido lugar del ciclismo, el Mont-Ventoux es el lugar de encuentro de numerosos ciclo-turistas que se deciden cada año a su ascensión. El acceso a la cima del monte Ventoux por el lado norte al igual que por la ruta que parte de Sault y que finaliza en Chalet Reynard, es muy pintoresca. Sin embargo, entre las tres rutas que alcanzan la cima, aquella del costado sur es sin duda la mas renombrada, esto ya que es la más antigua y sobre todo la más espectacular. Esta ruta construida en 1882, parte de Bédoin a 296 m de altitud y alcanza luego de 21,6 km la cima del Gigante de Provenza a una altura de 1909 mètres. Por el lado de Malaucène, se tienen 1559 m de desnivel a lo largo de una distancia casi idéntica.
Después de haber dejado atrás el pequeño pueblito de Baux, la ruta atraviesa Sainte-Colombe y luego Les Bruns. A partir de la famosa curva Sainte-Estève la pendiente afirmándose un poco más, sube el giro Rolland hasta su origen. Allí abandonando la compañía de cedros, robles, pinos silvestres y de hayas, otro mundo nos espera. Pasado el Chalet Reynard, ella bifurca hacia el oeste y continúa su ascensión hasta las extensiones desérticas de caliza blanqueada por los elementos.
En búsqueda entonces de sus trazos, la ruta de meandro en meandro, de giro en giro se abre camino hacia el cielo. En la Col des Tempêtes, brecha donde los vientos soplan con una violencia inusitada, le cima está cerca. Su acenso requiere aún un último esfuerzo, la última curva resume ella sola toda la intensidad de la escalada. He ahí más de 1600 m de desnivel superados en menos de 22 km de distancia. Algunos deberán ya haber comprendido (haberlo Imaginado)...
Este intenso y continuo esfuerzo es recompensado por la apreciación de un panorama deslumbrante. Del Mont-Blanc hasta el Mediterraneo, desde los Monts de Vaucluse hasta Cévennes, la vista se extiende sobre un paisaje único por su belleza, su variedad y su gran extensión: la llanura de Comtat está a nuestros pies, el Rhône transformado en un largo hilo de plata; un poco más lejos el Lubéron y los Alpilles cubiertos de nubes como lana hasta alcanzar el mar; detrás nuestro, al fin, todas las grandes cimas de los Alpes al alcance de la mano.

Como en todo lugar excepcional, la felicidad por el ascenso y la belleza del espectáculo pueden transformarse en una verdadera prueba si la lluvia y la niebla llegan a nuestro encuentro. La difícil ascensión se tornará entonces en una hazaña y el solo hecho de alcanzar la cima en una victoria. La reputación du Mont-Ventoux, la belleza y la dificultad de la ascensión llevan a cada quien a emprender algún día la escalada de su pendiente. Poco importa el tiempo que tome el alcanzar la cima ya que lo esencial está en la alegría que allí se siente y en la emoción experimentada delante del espectáculo de horizontes inmensos.

Bernard MONDON
Association Sportive de la Police Parisienne


Mont-Ventoux

Wiki
 
Altitud
1912 m
 
Macizo
Montañas de Vaucluse (Alpes)
 
Coordenadas
44° 10′ 00″ Norte
5° 16′ 60″ Est
 
País
Francia
 
Région
Provenza-Alpes-Costa Azul
 
Departamento
Vaucluse
 


↑ Top